Un avión procedente de Bolivia, con el equipo brasileño de fútbol Chapecoense a bordo, se estrelló cuando se aproximaba al aeropuerto José María Córdova de Rionegro, en la ciudad colombiana de Medellín.
Según organismos de socorro, el balance oficial del siniestro del avión en el que viajaban 81 personas es de 6 supervivientes y 75 fallecidos.
El primero en ser rescatado fue el futbolista brasileño Alan Ruschel, lateral izquierdo de 27 años, que fue ingresado en el Hospital San Juan de Dios de la localidad de La Ceja, a donde llegó en estado de conmoción, pese a lo cual preguntaba insistentemente por su familia y pedía que le guardaran el anillo de casado, según constató Efe.
Posteriormente fue rescatado el periodista Rafael Henze, también brasileño.
Los guardametas Danilo y Jakson Follmann se encuentran también en la lista de supervivientes. Bajo el fuselaje del aparato se encontró posteriormente también con vida a otro jugador, Helio Zampier Neto.
También fue rescatada con heridas la auxiliar de vuelo boliviana Ximena Suárez, ingresada en la Clínica Soma de Medellín.
El avión trasladaba a 22 jugadores del Chapecoense, 22 periodistas, 28 acompañantes y nueve tripulantes.